domingo, 26 de octubre de 2008

ENSEÑANZA TECNICO PROFESIONAL. La Responsabilidad que han tenido los MEDIOCRES en su mala calidad.

Un Director que tenga la capacidad de liderar académicamente su unidad educativa puede lograr resultados de excelencia


EDUCACION MEDIA TECNICO PROFESIONAL - Casos Exitosos

En Chile existen varios casos de establecimientos que ofrecen educación técnico profesional (ETP) de nivel medio, adscritos a diferentes esquemas de administración, que se destacan por la calidad del servicio que ofrecen.

Según la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe UNESCO-Santiago, entre estos casos están: Liceo Técnico Profesional de Buin, Instituto Marítimo de Valparaíso, y Liceo Industrial Chileno Alemán de Ñuñoa.

Y...., ¿Cuáles han sido los principales factores que han influido en el éxito de estos tres casos?

Estos son:
- El rol de líder del Director del plantel educativo.
- Un Proyecto Educativo Institucional preparado participativamente.
- Un clima organizacional que favorezca el logro de los fines institucionales.

Veamos qué es lo que dice la UNESCO-Santiago al respecto:

1.- Director
El Director del establecimiento ya no es concebido como un administrador, nombrado en mérito a su antigüedad como profesor, que cumple las instrucciones impuestas verticalmente por la autoridad que lo designó. Hoy se requiere para enfrentar estas responsabilidades un profesional calificado en administración educacional, al que se le otorga autonomía para que, en conjunto con su Equipo Directivo, se esfuerce por alcanzar las metas asignadas a la institución a su cargo. No es un ejecutivo omnisapiente que desde su oficina controla el quehacer del establecimiento conforme
a sus perspectivas, sino la autoridad legitimada por su personal, que mantiene diarios contactos formales e informales con éste y con los estudiantes. Imaginativo en la búsqueda de respuestas a situaciones emergentes; buen comunicador con capacidad para enfrentar a diversas audiencias en procura de apoyos; poseedor de una audacia controlada para incorporar innovaciones ideas y recursos que le permitan satisfacer a cabalidad los fines institucionales.

2.- Proyecto Educativo
La presencia de un instrumento de planificación que se constituya el mecanismo clave para establecer las bases que orientarán el desarrollo de la entidad, es hoy valorada muy positivamente por los directivos superiores de las instituciones educacionales, así como por el personal de éstas.
El Proyecto Educativo Institucional de las tres entidades ha sido generado colectivamente merced a la participación de toda la comunidad educativa: los sostenedores que proporcionan las directrices y metas; el Equipo de Gestión que traslada estas perspectivas en objetivos y actividades y con el cual se diseña en primera instancia; los docentes, destinados a poner en práctica los enfoques curriculares en aulas y talleres; los empresarios, que informan las competencias requeridas por los egresados para insertarse con propiedad en el medio laboral; los Padres y Apoderados, para conocer sus anhelos y esperanzas a la vez que comprometerlos y recabar su apoyo en una tarea que debe ser común; los estudiantes que proporcionan frescos puntos de vista y aspiraciones.
Los Proyectos Institucionales se desagregan, en función del carácter de la institución en Planes ya sea de Largo Plazo, Anuales o semestrales que permiten programar su ejecución. Como profesional de la administración, el Director sabe que las intenciones carecen de sentido si no se les acompaña de mecanismos que garanticen su cumplimiento en los plazos y términos establecidos proporcionando evidencias concretas. De allí la necesidad de incorporar en estos planes rigurosos mecanismos de control de gestión que permitan determinar el grado de cumplimiento de sus metas o señalar cuáles fueron los obstáculos que impidieron su concreción, para adoptar las medidas que permitan evitarlas a futuro.

3.- Clima Organizacional
Un buen líder educacional y un bien elaborado Proyecto Institucional constituyen factores necesarios, pero no suficientes para el logro de buenos resultados educacionales. La experiencia presentada demuestra que ambos necesitan insertarse en un clima organizacional positivo que, por un lado, procure y favorezca la convivencia interna y la participación armoniosa con el medio. Por otro, un arraigado sentido de pertenencia y compromiso con los fines institucionales por parte de los involucrados y su firme convencimiento de que la responsabilidad superior de todos y cada uno es esforzarse por lograr que los estudiantes alcancen sus metas educacionales.
Los ejemplos presentados señalan que estas condiciones están presentes en las tres instituciones analizadas. Así lo demuestran las altas valoraciones asignadas al liderazgo de los Directores por los sostenedores, los docentes, los padres y apoderados y los estudiantes. Lo refleja asimismo, la importancia que sus directivos y personal otorgan al Proyecto Institucional, y al cumplimiento de los planes de desarrollo que de éste se derivan, como recursos que les permiten fijar el rumbo de sus planteles. Asimismo, permeando ambos aspectos, se observa la presencia de un clima organizacional que refleja el espíritu de servicio que anima a cada institución; se expresa en situaciones concretas y en prácticas habituales que atraen a los padres y demuestra a los sostenedores y empresarios que la entidad, en realidad, se interesa en el éxito educacional de sus estudiantes lo que le permite obtener su reconocimiento y apoyo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal