jueves, 3 de abril de 2008

MAULE SUR - Cesantía, Probreza y Enseñanza Técnica

En una de las consultas realizadas hace algún tiempo en el blog cauquenino.com - relacionada por la problemática más urgente por resolver en la zona Maule Sur -, arrojó que ésta era la cesantía. Lejos venía la pobreza. La situación actual sería aún más apremiante porque, de acuerdo a la Encuesta Nacional de Empleo del INE para el trimestre Diciembre 2007-Febrero 2008 , Maule fue una de las regiones que registró uno de los mayores aumentos del desempleo (su aumento fue del 2.3 %).

Generar fuentes de trabajo, sin lugar a dudas, contribuiría significativamente a resolver el problema de la cesantía. Sin embargo, a pesar de la importancia que nuevas fuentes de trabajo pudieran tener, el problema de la pobreza seguirá existiendo si no se mejora, adicionalmente, el nivel educacional de la zona debido a que, aunque mejore la oferta de trabajo, el nivel de los ingresos seguiría siendo bajo.

Según la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe), el nivel de los ingresos del trabajo guarda estrecha relación con el promedio de años de estudio de los ocupados: a mayor nivel educacional, mayor probabilidad de obtener ocupaciones mejor remuneradas. Por otra parte, las desigualdades de ingreso que prevalecieron antes del retiro laboral de la persona tienden a prolongarse a la etapa de inactividad, debido a que las posibilidades de obtener esas pasividades (ingresos por transferencias), así como el monto que alcanzan, depende en gran medida del tipo de ocupación que tuvo el beneficiado durante su vida activa y, por ende, de su nivel de educación. Por último, los ingresos patrimoniales que reciben los hogares por concepto de dividendos, utilidades repartidas, intereses y alquileres asociados a la propiedad de activos físicos y financieros, son significativamente mayores en la cúspide de la pirámide distributiva, y algunas de esas partidas prácticamente se concentran casi por completo en el 20% más rico. Si bien no resultan tan significativos en comparación con los ingresos del trabajo, sí lo son con respecto a su participación en los mecanismos de transmisión intergeneracional de desigualdades, por la heredabilidad misma del patrimonio.La situación patrimonial refuerza las posibilidades de una buena inserción ocupacional de los de mayor y mejor educación, con lo que se crea una fuerza con alta inercia que garantiza a los hijos de los hogares de más altos ingresos una posición similar a la de sus padres en la pirámide distributiva. De todas maneras, el capital educacional de las personas: cantidad de años de estudio cursados y calidad y pertinencia de la educación recibida, es el principal factor que incide en sus oportunidades de bienestar, tanto materiales como no materiales, y que determina el abanico de oportunidades presentes y futuras y, por tanto, la posición relativa que le corresponderá a cada persona y a su familia en la distribución del ingreso. El perfil de inserciones ocupacionales al que más frecuentemente acceden los jóvenes con diferente capital educacional refleja hasta qué grado están predeterminadas sus posibilidades de bienestar en función de la situación educacional y socioeconómica del hogar de origen. La heredabilidad de la educación es la principal condición sobre la que descansa la transmisión de las oportunidades de bienestar en sociedades en las que el acervo educacional es, además del patrimonio – que se concentra en los estratos de altos ingresos – el principal activo de la población. Ella se expresa en que la cantidad y calidad de la educación que logran acumular los jóvenes depende en medida importante de factores que no pueden modificar: el nivel educacional de los padres y los recursos económicos del hogar de origen.

Lo anterior lleva a que uno se pregunte ¿cómo está la situación de la educación en las provincias de Linares y de Cauquenes, las que se ubican en la zona sur de la Region del Maule?.

En Maule Sur sólo existen sedes de dos universidades privadas (Bolivariana y la República), y es poco probables que se instale otra. Así, la oferta actual de carreras universitarias es: Derecho, Pedagogías (Inglés, Educación Diferencial), Trabajo Social, Kinesiología y Psicología. Todavía no existe una oferta educacional universitaria de carreras técnicas. Eso sí, en el segundo semestre de este año, la Universidad Bolivariana empezará a ofrecer algunas carreras de Técnico Superior en algunas especialidades. En el caso de los Centros de Formación Técnica (CFT), sólo uno - de cuatro que existen -ofrece alguna carrera técnica que pudiera tener incidencia en el desarrollo económico local.

Y…. ¿qué ventajas ofrecerían este tipo de carreras para la zona?. A mi modo de ver, tres serían sus principales ventajas. Por un lado, permitirían ofrecer continuidad de estudios terciarios a egresados de la enseñanza media técnico-profesional. Por otro, facilitar la generación de unidades productivas vía emprendimiento (MyPEs) y, además, contribuir a mejorar el nivel remuneracional de los empleos. En síntesis, una oferta pertinente de este tipo de carreras técnicas terciarias contribuiría muy activamente a superar tanto la cesantía como la pobreza en Maule Sur.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal