sábado, 29 de marzo de 2008

EMPRENDIMIENTO PRODUCTIVO - Características de un Emprendedor

Hace algunos años, todos reconocían lo bien que le estaba yendo a Chile en materia de desarrollo productivo. La comparación internacional así lo mostraba. Sin embargo, poco a poco, otros países empezaron a mostrar mejores índices de desarrollo. ¿Qué sucedió? .

A mi entender, sucedió algo muy simple. Con la apertura a mercados internacionales (globalización), las personas que podríamos llamar emprendedores innatos tuvieron la oportunidad de "desarrollar sus negocios". Sin embargo, en cualquier sociedad, la cantidad de este tipo de personas es limitado. Consecuentemente, a poco andar, este potencial nacional empezó a agotarse.

Muchos opinan (entre los que me incluyo), que el ser humano posee, por naturaleza, algunas características emprendedoras. ¿Cómo se explica lo que se da en llamar el "instinto de conservación?. Pero, por diversas circunstancias (por ej. entorno social), la capacidad emprendedora de las personas no llega a desarrollarse con la misma intensidad.

Así, en principio, toda persona podría ser "educada" para llegar a ser un emprendedor. Esta es mi apuesta, cuando me he referido a la EDUCACION TECNOLÓGICA.

Así las cosas, voy a reproducir un artículo (Autor: Negocio.US Oportunidades de Negocios en Internet) referente a las característica que tienen los emprendedores, el que nos podría dar luces de cómo podríamos "DISEÑAR" alguna CARRERA PROFESIONAL de tipo TECNICO-PRODUCTIVA, con énfasis en el EMPRENDIMIENTO:

"Un emprendedor es aquella persona que ha convertido una idea en un proyecto concreto, ya sea una empresa con fines de lucro o una organización social, que está generando algún tipo de innovación y empleos. No todos los emprendedores son iguales, sin embargo podemos mencionar algunas características esenciales que todo emprendedor debe tener para alcanzar sus objetivos:

• Disponer de gran energia
Al comenzar un proyecto nos encontraremos con dificultades. Para poder enfrentarlas y superarlas debemos contar con suficiente energía física y mental, para no dejarnos abatir ante el primer tropiezo. La pasión con la que realicemos nuestro emprendimiento será el motor que nos impulsará para llegar a la meta. Pero la energía que empleemos debe ser racionalizada, y tenemos que tener la capacidad para saber dónde, cuándo y con qué intensidad utilizarla. Por ello es muy importante asumir el mando haciendo cumplir tres acciones importantes: pedir, delegar y supervisar.

• Pensar como Emprendedor
Es necesario tomar riesgos, lanzarse a la aventura de recorrer caminos inexplorados y encontrar ideas innovadoras. La creatividad y originalidad se convierten en dos componentes básicos en la mente de un emprendedor, sin perder nuestro sentido crítico que nos permita evaluar la marcha de nuestro proyecto y realizar las correcciones que sean necesarias.

• Creer en el propio proyecto
En muchos casos encontraremos barreras para llevar adelante nuestro proyecto. La primera barrera con la que se encuentra un emprendedor es la cultural, que esta presente en las sociedades que no reconocen o celebran la figura del emprendedor. Tendremos que estar convencidos de nuestro proyecto y de que es la forma de vida que queremos seguir pues probablemente las críticas de nuestro propio circulo social – familia, amigos, colegas- sea el primer obstáculo a sortear.

• Dedicar el 100% del tiempo, recursos y esfuerzos
En tu emprendimiento, tú serás tu propio jefe y también el líder de tu equipo. Nadie estará más interesado que tú en que tu negocio funcione y logre los objetivos. Por lo tanto tendrás que dedicar todo tu tiempo, recursos, ingenio y esfuerzos en tu emprendimiento.

• Disfrutar de los desafíos
Es propio del ser humano sentir estrés ante situaciones de cambio o riesgo, que ni nuestro entusiasmo y energía por lo nuevo, podrían combatir. Debemos estar preparados para no dejarnos vencer en momentos de crisis, ser capaces de organizarnos y tener a su vez la flexibilidad para garantizar un resultado final exitoso.

• Ver al fracaso como el camino hacia el éxito
Un emprendedor es comparable a esos muñecos que se caen y se vuelven a levantar. Muchos emprendedores han vivido varios fracasos empresariales antes de lograr un éxito.

• Estabilidad en las relaciones personales
Un emprendedor trabaja en equipo y debe establecer un clima de armonía en sus relaciones personales, con sus compañeros de trabajo, sus proveedores, sus clientes. Por lo que deberá mostrar buena disposición para trabajar en conjunto y no dejar que el ´´aire se contamine´´ con las experiencias fallidas e insatisfactorias. Debe velar por el espíritu alentador y motivador de los integrantes del proyecto.

• Ser un hábil Comunicador
La comunicación eficaz es la base de las buenas relaciones y los negocios. Esto implica no solamente expresar nuestras ideas con claridad y ser concretos, sino también saber escuchar y no romper la cadena de la retroalimentación. La comunicación debe ser bilateral para que no se creen confusiones y los integrantes del equipo se sientan comprendidos y tomados en cuenta. Esto nos permitirá tener diferentes puntos de vista y opiniones, que nos despejen el camino a seguir.

• Tener conocimientos técnicos
El camino que vamos a tomar y desarrollar nuestro emprendimiento tiene que ser conocido. Debemos manejar la materia con detenimiento, de manera tal de poseer el conocimiento y experiencia necesarios sobre el proceso productivo y los canales de comercialización. No debemos descartar el apoyo de un equipo de expertos en caso de que así se requiera. Finalmente debemos analizar cuáles son los recursos con los que contamos y reconocer cuáles son nuestras fortalezas y debilidades, para saber en qué rubros necesitamos capacitación o la ayuda de expertos; considerando que el primer capital con el que contamos es nosotros mismos. Solo así estaremos listos para tomar la decisión de ser 100% emprendedores."

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal